Fiesta de Aniversario de Antonio & Manuela

Fiesta de Aniversario de Antonio & Manuela

¿En casa de herrero, cuchillo de palo? Sí! Pero se hace lo que se puede… Y así, aunque pasado ya el día, nos juntamos un domingo e hicimos una sencilla sobremesa de aniversario para disfrutar y compartir en familia, como nos gusta en casa.

El 10 de junio es una fecha señalada para nosotros, principalmente porque un 10J de 1971 se casaron mis padres y 8 años después, un 10J de 1979, nací yo.

Siempre he creído que este día es muy especial. Se soplan velas, hay tartas, se abren regalos… todo por duplicado! y siendo conscientes de la felicidad de mis padres porque  hace ahora 43 años decidieron formar la familia que hoy somos.

Con el tiempo me siento más nostálgica y romántica, así que en esta pequeña fiesta de aniversario intenté que no faltasen los detalles familiares. Pasamos la tarde juntos, bajo un castaño de la casa de mis padres y alrededor de una mesa del mismo árbol (los castaños nos recuerdan al abuelo porque él plantó el primero en nuestra finca y ahora lo sigue mi padre con otras muchas variedades).

La mesa, presidida por una foto de boda de A&M, los grandes protagonistas del día, se llenó de cristalería, vajillas y juegos de café de distintas fábricas, todos ellos de la familia desde hace más de 50 años. El mantel lo bordó mi madre a mano para su hermana y ahora ha pasado a mí, así que tampoco podía faltar. Nos acompañaron el tul, recordando el velo de la novia, y las flores, flores del jardín, que me encantan desde pequeña, cuando iba en la bici con mi madre al cole y de regreso nos entreteníamos recogiéndolas.

La tarta, que con todo el cariño hizo mi hermana, la pastelera de la familia, se decoró con ramitas de olivo y también con flores, como aquellas que el abuelo disimuladamente nos cogía de aquellas bizcochadas que comíamos en fiestas.

Cuántas tardes compartidas con el abuelo, junto al fuego y cerca de su banco de trabajo (estar allí, rodeada de restos de madera me parecía mágico y los ojos de mi hermano no perdían detalle!), él nos enseñó a escuchar (a pesar de ser yo un gran habladora, jajajajajaa!!). También compartimos muchos momentos bajo la parra de su casa, entre los mimos de la abuela (gran lectora y magnífica comunicadora), mientras yo jugueteaba con Zar, ese perro al que amorosamente achucho (al borde de la asfixia) en la foto de mi presentación, precisamente tomada también un 10 de junio.

12 Comments

  1. Un texto precioso que me emociona. Me identifico al máximo con esta estética Rocío y sin duda pones tu alma y tu sello en lo que haces…eres grande!

    Reply
    • Cris, muchísimas gracias!!! No puedo sentirme más halagada. Tus palabras sí emocionan!! no sólo por cómo eres sino también por lo que haces y cómo lo haces, absoluta belleza y elegancia en todo!

      Reply
  2. Precioso, sin palabras, muy emotivo!

    Reply
    • Muchísimas gracias Eva!! Me encanta que os emocione!!

      Reply
  3. Mucho estilo y muy buen gusto. El texto me encantó y por supuesto, Felicidades a la familia!!!

    Reply
    • Qué reconfortante recibir tantas bonitas palabras. Felicidad máxima!

      Reply
  4. Que preciosidad Rocío! Nos encanta el texto, las fotos, la delicadeza de tu trabajo…enhorabuena!!!!!

    Reply
    • Anaquiños, me habéis dejado sin palabras… Uff!!! Muchísimas graciassss!!!

      Reply
  5. Precioso. Unha mesa divina e unha maxia inexplicable. Grazas por convidarme. Apertas.

    Reply
    • Gracias a tí por acompañarnos y hacer que este día fuese más especial. Apretiñas!!

      Reply
  6. Sin duda, el 10J es un grandísimo día. Muchas felicidades y enhorabuena por el blog.

    Reply

Responder a Cris Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *